lunes, octubre 01, 2007

El Hemograma Veterinario: el problema del volumen muestreado

Resulta muy decepcionante para los Médicos Veterinarios el esperar por un resultado y encontrarse con que la muestra ha sido insuficiente. Si el Laboratorista no considera poder procesar una muestra de poco volumen, deberá indicarlo al Médico, pero si recibe la muestra y después de varias horas le dice al Médico Veterinario que la muestra no sirvió por falta de volumen, eso habla muy mal de quien recibió dicha muestra.

No se trata de criticar o calificar negativamente al Laboratorista. Se trata de pedir a los encargados de realizar los análisis que puedan estandarizar métodos para hacer hemogramas parciales a partir de muestras ínfimas, o establecer perfiles mínimos de hematología a partir de un frotis sanguíneo.

Sabemos que a partir de un frotis sanguíneo es posible realizar un conteo estimado de plaquetas, total de glóbulos blancos y su diferencial. Es cierto que a partir de una laminilla no podemos determinar un hematocrito y por consiguiente los índices eritrocitarios que de éste derivan, pero sí es posible dar un informe de la morfología eritrocitaria, plaquetaria y leucocitaria que tanto requiere el clínico veterinario.

Y hablando de diferenciales de leucocitos, es importante recordar que siempre debemos reportar el conteo absoluto, no solamente el diferencial en porcentajes. Es una práctica muy común entregar los diferenciales de leucocitos en porcentajes, pero aunque la interpretación es materia del Médico, la entrega del reporte en valores absolutos debería volverse una norma de trabajo. A los laboratoristas no nos compete la interpretación, pero mejoramos la calidad de nuestro trabajo si facilitamos la misma a los Médicos. Además, si el que interpreta no toma en cuenta esos valores absolutos, es solo responsabilidad de él caer en ese tremendo error.

Por otra parte, si la muestra ha sido suficiente, recordemos que los analizadores automatizados para uso en la hematología humana no deben emplearse en hematología veterinaria dadas las diferencias importantes de especie. Y si contamos con un analizador para Veterinaria, aún así debemos realizar el frotis y mirar la morfología celular.

Definitivamente, la colección de la muestra para hematología veterinaria puede ser un verdadero problema. Después de todo, ¿qué volumen podemos esperar en una muestra de sangre entera de un gatito recién nacido que pesa solamente 50 gramos? ¿O cómo podríamos pedirle al Veterinario más muestra si se trata de sangre de canario?

2 comentarios:

EDUARDO ANDRADE dijo...

RESPECTO AL VOLUMEN MUESTREADO EN EL LABORATORIO CLINICO DONDE TRABAJO TAMBIEN HEMOS IMPLEMENTADO UN SISTEMA DE QUIMICA SANGUINEA QUE NOS PERMITE PRACTICAR UNA PRUEBA CON 10 LAMBDAS DE VOLUMEN MUESTREADO, QUE NOS PERMITE UTILIZAR SISTEMAS DE TOMA DE MUESTRA DE 0.5 C.C. PARA UN ANALISIS MUY AMPLIO DE QUIMICA SANGUINEA.

Juan Bernardo Rosales Raya dijo...

En efecto: los Laboratorios deben contemplar los problemas que tenemos de volumen de muestra.
Por otra parte, los Veterinarios debemos fomentar la cultura del Laboratorio Clínico como ayuda diagnóstica. Es una tarea de todos. No podemos pretender hacer clínica sin el Laboratorio. No somos vaqueros titulados: somos MÉDICOS VETERINARIOS.